Entrevista a Nanni Gabrielle

Me reuní con Nanni en Rokai, en un restaurante de comida japonesa tradicional en la Ciudad de México.

 

Nanni Gabrielle es fotógrafa e instagramera. Estudió en la Facultad de Artes de Diseño de la UNAM y sus fotografías son vistas por 56K en esta red social. Debido al trabajo de su padre, un bioquímico, Nanni ha tenido el privilegio de haber conocido muchísimos países de nuestro continente y de Europa. Aquí nos cuenta parte de su historia en la cultura mundial.

¿Cuál es la cocina que más disfrutas?

La peruana, es la mejor comida que he tenido en años, porque ahí comí los primeros mariscos de mi vida. Nunca me habían gustado, ni había querido probar nunca los mariscos mexicanos. No por que fueran mexicanos si no porque no se me antojaba. Cuando llegas a otro país, vas un poco en busca de aventura y en Perú hay muchos diferentes tipos de ceviche. Es ahí donde me anime por primera vez a comer mariscos. Y están bien buenos. Ahí me enamore de la comida del mar. En cualquier lugar de Perú se come riquísimo. La comida peruana es la que más disfruto. Mi madre vive en Paris, así que también disfruto mucho la comida francesa. El queso, vino y todo eso. De hecho ya me voy a vivir para allá en cinco meses.

¿Qué significa para ti viajar?

En lo personal tiene muchísimo impacto. Más que conocer el lugar, te empiezas a conocer a ti mismo. Eso es lo que a mí me gusta de viajar. El ir a un lugar me hace saber lo que quiero y lo que no quiero en la vida. Me encanta conocer países y culturas. Ver las diferencias que tienen con nosotros, ver cómo viven, que dicen, que piensan. Y por eso me gusta la fotografía documental. Ver que en otros países hay otro estilo de vida me motivó mucho para empezar a tomar fotos. También parte de lo que está padre de los viajes es viajar sola. Generalmente piensas que te la vas a pasar mejor tú con tus amigos pero a veces también es padre ir a otros lados a encontrarte a ti mismo sin nadie que te conozca ahí. Parte de la riqueza de los viajes es la enseñanza que te da el ver cómo viven otras personas. Cómo todo lo que apreciamos nosotros igual y son cosas fútiles y deberíamos enfocarnos en apreciar otras cosas que vienen más al caso.

¿Cómo entraste a Instagram?

Comenzó de casualidad, un día estaba aburrida en la universidad y lo bajé. Comencé subiendo fotos muy personales, como de mí día a día y así. Después me empecé a fijar más en las cosas que subía, lo que decía y todo eso. Un poco más profesional. Fue como hace cuatro años. Me dedique a conocer mucha gente de otros países y culturas, todo lo iba subiendo a Instagram con este nuevo formato y que al parecer le gusta a la gente. Creo que tiene que ver con el tipo de fotografía que subes, la curaduría y como te relaciones con la gente. En un futuro, mi sueño es hacer cine.