Marrón Glacé.

Esta delicadeza siempre está relacionada con la época navideña

Aunque sea un dulce disponible todo el año en Europa, nos referimos a las castañas confitadas. 

La perfección de lo sencillo se refleja en una castaña cubierta glaseada con almíbar de vainilla y Brandy o Cogñac según su origen. El precio de los mismos se debe a que su producción es un trabajo totalmente manual y cuenta con varios pasos muy detallados. 

  • Se inicia seleccionando castañas del mismo tamaño y de primera calidad.
  • Después, se deben de asar las catañas con cuidado para no marcarlas o quemarlas.
  • Se pelan minuciosamente a mano, cuidando no romperlas, para lograr que quedan impecables.
  • Se hierven tres veces en un almíbar elaborado con azúcar, agua, vainilla en vaina y Brandy.
  • Se empacan de manera individual a mano y con una base de cartón. 

Las que se rompen o no llegan al nivel de calidad deseado se convierten en puré de castañas. 

¡Un dulce ideal solo para golosos!