Servicio de Quesos.

El queso es uno de los alimentos que más disfruta el ser humano, con su gran gama de sabores y texturas es una alegría al paladar, pero no es fácil servirlos y esto se debe de hacer correctamente para que el placer sea sublime.

 

Un plato de queso es tan versátil que puede ser el comienzo o final de una comida, el centro de una reunión o el placer para terminar el día con una copa de vino de cualquiera de la gran gama de Marinter.

Una de las claves es seleccionar los quesos, ya sea por armonía o por contraste tanto de sabores como de texturas.

Lo ideal es que los quesos estén a temperatura ambiente entre 20 y 26 grados, esto hará que sus aromas sean más volátiles y presentes y la textura de su grasa sea más untuosa.

Los quesos cremosos como Brie o Camembert, se deben de servir con una pala o cuchara para untarlo sobre pan o galletas crujientes.

Los quesos duros como Parmesano, Cotija, Manchego curado se deben de servir con una puya para cortar pedazos de tamaño de un bocado.

Los quesos de cabra o feta se sirven con un tenedor para que se fácil desgranarlos.

El pan siempre deberá de ser cuidado, pues éste debe de armonizar con el queso, apoyarlo en su textura y gama de sabores

Otro detalle a cuidar son los acompañantes, que pueden ir desde verduras en salmuera como pepinillos, alcaparras o aceitunas; siendo su contraparte ates, confituras de frutas, fruta fresca rebanada o frutos secos como nueces, orejones de chabacano o ciruelas.

Escoja muy bien su queso, armonice con el pan, maride con nuestros vinos y escoja muy bien con quién va a compartir este gran momento!