Máximo Bistrot Local.

Este restaurante que ha credo un sismo gastronómico, abrió sus puertas en noviembre del 2011, el primer proyecto del Chef Eduardo García y el salón es llevado por su mujer Gabriela López.

 

Nacido de la idea de ofrecer producto fresco, local y de temporada a sus comensales, sus proveedores son pequeños productores locales, se exigen que los ingredientes que no son locales viajen menos de 24 horas desde su lugar de procedencia. El salón, servilletas, manteles, etc. Son elaborados por artesanos locales de muy buen gusto. 

Chef muy capaz y creativo se forjó al calor de los fuegos en Estados Unidos, en cocinas de todo tipo; siendo su punto más alto Le Bernardin. Su filosofía es que el menú cambie diario con base en los productos que lleguen frescos.

Cocinero dedicado y humilde, ha huído de los reconocimientos y guías, tema que se le reconoce. Ha emprendido nuevos proyectos como Lalo y Havre 77 de los cuales ya hemos realizado reportajes.

Cuando acudimos, ordenamos todo al centro, el primero platillo fueron unas alcachofas de Jerusalén, frescas de una chinampa en Xochimilco, éstas eran rostizadas con un puré de coliflor, brotes y puré de higo con nuez de macadamia rallada, impresionante el sabor de la alcachofa y el contraste del puré de higo y coliflor redondeaban la textura y aromas.

Después una ensalada de betabel rostizado con queso de borrega, yogurt griego y semillas de granada, el juego en el paladar de la acidez del queso junto con la granada, combinan muy bien con el dulzor del betabel.

Para los platos fuertes ordenamos, un pescado, Lubina rallada, estaba fresquísima y cocida al punto, las lajas del pescado se separaban y se sentía la humedad y gelatina del pescado, servida con un mole verde glorioso y un toque de puré de coliflor y cebollas de cambray.

Después una costilla de res braseada por más de 16 horas a fuego bajo y con un excelso fondo oscuro y vino tinto que da una salsa untuosa y brillante con un puré de papas cremoso y hongos duraznillos frescos salteados encima. Espectacular la textura de la costilla suave y jugosa.

Para terminar, llegó el postre, un crujiente milhojas con sorbete de guanábana, muy aromático y exacto de azúcar, frutos rojos e higos.

Este lugar es un básico, de visita contínua para estar al día con las creaciones del Chef Eduardo.

Dirección:

Tonalá 133, Col. Roma Norte,

Delegación Cuauhtémoc C.P.06700

Ciudad de México

Teléfono: ‪52644291

Twitter y Facebook: @maximobistrot

www.maximobistrot.com.mx

Horario: martes a Sábado Comida de 13:00 a 17:00, Cena de 19:00 a 23:00. Domingos de 13:00 a 16:30.