septiembre 01, 2021 0 Comentarios

Hablar de los vinos argentinos es hablar de vinos con historia y tradición que han sido cultivados durante siglos. El inicio de los primeros viñedos en el país se remonta a la época de la colonia, los más antiguos están en Mendoza y San Juan.

Esta cepa es originaria de Burdeos, Francia, pero se adapta muy bien en climas templados y secos convirtiendo a Mendoza “la tierra del buen sol y del buen vino”, el centro vinícola más importante de Argentina, entre los diversos beneficios que la zona ofrece está la ubicación de los viñedos que se encuentran en las cercanías de los rios que atraviesan el territorio lo que les provee del agua necesaria para su crecimiento.

El producto del cruce entre la Cabernet Franc y la Sauvignon Blanc dio origen a la cepa con la que se produce este magnífico vino que tiene la cualidad de que es fácil de cultivar, por ello es que la encontramos en Francia, su país de origen, en la mayor parte de Europa y ha llegado para quedarse al continente americano, sobre todo en el sur.

Los racimos que da esta cepa son pequeños, las bayas son de una tonalidad de pigmentación profunda oscura, esféricas y pequeñas con un hojello grueso que le proporcionan al vino un marcado carácter tánico. La uva cabernet sauvignon da la posibilidad de elaborar vinos con un gran cuerpo, de coloración muy intensa y ricos en tanino. El vino tinto elaborado con esta uva es un tono rojo intenso con aromas frutales, florales y herbales.

Los vinos que son elaborados con cabernet sauvignon al envejecer, así sea en barrica o botella tienden a ganar mucha finura, aroma y sabor mientras que cuando son vinos jóvenes tienen toques afrutados, aromáticos y ligeramente herbáceos con un color rojo frambuesa. Dependiendo del estilo que se le quiera dar al vino deberá estar relacionado con la maduración de la uva que se use. Si se buscan sabores amermelados y con aromas a grosellas negras se deberá usar una uva demasiado madura, este pequeño detalle es una característica particular y representativa del cabernet sauvignon.

El maridaje con este vino es muy versátil, lo podemos acompañar con carnes rojas asadas o a las brasas también con cualquier otro tipo de guisos que lleven carne, es el acompañante perfecto para las comidas con salsas fuertes y condimentadas, así como de pastas son salsas de sabores intensos.

Si quieres conocer nuestra selección de Vinos de la región de Argentina da "CLICK AQUÍ"